DIY Music Academy

El programa DIY Music Academy ha sido creado con el fin de convertirse en una herramienta para los artistas locales (sobre todo músicos) que les permita abrazar las tecnologías del futuro y desarrollar nuevos proyectos. Fruto de una reflexión común con los actores en el área digital de Toulouse (Hackerspace Tetalab, Fablab Artilect, L’Esplanade), el proyecto se plantea como un encuentro entre las competencias tecnológicas y artísticas de ambos grupos.

Teniendo en cuenta el peritaje tecnológico en Toulouse y las diferentes apuestas ligadas al campo de la tecnología en la creación contemporánea, nos parece importante el hecho de favorecer nuevos modelos de colaboración entre estas dos “comunidades”, la tecnófila y la artística.

El fin de nuestro programa es encontrar el buen “timing”, el contexto adecuado y la buena dinámica para que tanto unos como otros aprendan a conocerse (si es que ya no lo han hecho), descubran sus aspiraciones compartidas y den así cabida a la imaginación involucrándose en proyectos comunes dando primacía al carácter lúdico.

Por supuesto, se trata de nuevo de un proyecto científico-cultural con el objetivo de reunir ingenieros y artistas, del mismo modo que lo llevan haciendo años atrás. Sin embargo, la gran diferencia, es que en este caso no se trata de una residencia, sino de un marco abierto y flexible dispuesto a velar por el intercambio entre personas motivadas por compartir y aprender.

Al público, deciros que en esta ocasión tendréis que quedaros en la puerta (al menos por ahora).

Para vosotros, artistas en busca de nuevas herramientas que os ayuden a expresar vuestra creatividad y tecnófilos generosos de compartir su saber-hacer, ya sabéis. Si estáis interesados podéis inscribiros al mailing-list del proyecto: http://lists.tetalab.org/cgi-bin/ma...


Calendario

De febrero a junio del 2011: Toma de contacto, encuentros, presentación de posibilidades, talleres.
De ahí en adelante : sesión de intercambio y formación DIYMA Day.


Los postulados

- “Prosumer”

El público no “consume” hoy tecnologías al igual que los bienes culturales del mismo modos que hace 20 años. Ya no las utiliza en el sentido pasivo del término como si mirara la televisión, escuchara con atención un disco o navegara por la red en 1995, pero vive con ellas. Se sirve, las transforma, las adapta a sus necesidades. Es la llegada del “prosumer”: un híbrido entre el consumidor y el productor; un consumidor activo.

- “Pro-am”

Desde hace 10 años, los “pro-ams” –personas que practican una actividad a nivel profesional sin ser por ello remunerados– constituyen en nuestra sociedad y nuestra economía un amplio sector que disfruta de un gran dinamismo.

- “Artes tecnológicas”

No se trata de una exposición sobre Historia del arte, sino de hacer hincapié en el reconocimiento público e institucional que el desarrollo tecnológico ha ido adquiriendo en las artes desde los años 90. La música no se escapa, a tenor de la importancia hoy de la práctica tecnológica en la producción musical.

- “Uso”

La herramienta tecnológica no tiene un fin en sí misma, sino que sirve como un medio. El uso es la única finalidad que existe. Hablar de uso por parte de actores culturales, es decir, intentar –mientras sea posible– participar en su evolución es también una forma de contribuir a la creación de nuevas promesas.


El contexto

El proyecto DIY Music Academy no forma parte propiamente dicho del programa europeo desarrollado por nuestra red ICAS “Festival as Lab”, sino que se inspira de él libremente, llevándose a cabo bajo una misma dinámica. Comparte con este otro programa una metodología experimental y abierta resumida en la guía práctica aquí abajo (en inglés):

Festival As Lab Toolkit - Prototyping the future